27/2/2012

un MISMO ESPIRITU DE FÉ


Vamos a buscar todos en Romanos capítulo 15, verso 13. Dice:
“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer…”
Repítalo conmigo: “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo y paz en el creer.”
Fíjate que en el viejo testamento era ‘en el obrar”. Tú tenías que obrar, tú tenías que esforzarte y ser bien valiente para alcanzar alguna bendición, jamás ibas a estar lleno de gozo. Por más que hicieras, no llegabas a gozo, y a paz, menos, porque la ley no le da paz a nadie.
Sin embargo, el apóstol Pablo dice aquí, que el Dios de esperanza os llene, no de alegría, porque la alegría es pasajera; pero dice aquí, os llene de todo gozo. Gozo es fruto del Espíritu. O sea, en tu interior, tú eres una persona muy completa. Todas las necesidades del ser humano, mundialmente hablando, están dentro de ellos, no está en Dios, ya Dios hizo que todo el bien esté en nuestro Espíritu.
Por eso una vez Jesucristo, en los días de su carne, le dijo a los apóstoles: “Mire, la carne para nada aprovecha,” (Juan 6:63). Como quien dice, en la carne es que ustedes hacen sacrificios, ceremonias, se abstienen de alimentos, prohibiciones, se untan ungüentos, aceiticos, todas esas cosas que se hacen para la carne. Pero Jesús dijo: Mira, la carne para nada aprovecha”, dando a entender que en el espíritu, en tu espíritu hay vida. Por eso, Iván canta, que cuando Jesús para ti es inaccesible, que no lo puedes ver, mírate por dentro que ahí hay un reino inconmovible.
El trabajo nuestro es cómo llegar a un vecino, a una persona y con delicadeza, sencillez y respeto, lograr penetrar por dentro de esa persona. Para entrar dentro de una persona, necesitas ser bien dócil; no puedes ser rudo, tienes que llevarlo poco a poco, hasta que tú le dices: -¿Sabía usted que con una sola ofrenda, cuando Jesucristo murió hizo su espíritu perfecto para siempre, (Hebreos 10:14)?
Es en el creer, el creer se manifiesta por la boca, no en lo que tú haces, sino es la mente y la boca. Cuando tú recibes algo en tu mente y lo pasas a tu boca, (2 Corintios 4:13).
El trabajo nuestro es llevar adentro, que se mire por dentro, porque si se mira por fuera, ahí hay todo tipo de debilidad, insuficiencia, porque por fuera tenemos tantas insuficiencias y nos decepcionamos con lo de afuera. Lo de afuera es lo que tiene a este mundo en turbulencia, pero adentro, si llevamos a la persona por dentro, hacemos nuestro trabajo.
La Samaritana tenía cinco maridos, y el que tenía, no era su marido, pero Jesús se le metió por dentro. Y, de momento, hubo una manifestación de gozo, porque por fuera había vergüenza, por fuera no había esperanza. ¿Qué puede esperar una mujer con cinco maridos? Cinco maridos tardan mucho en la vida de una mujer; dos años con uno, un año con otro, tres con otro, y ahí vienen muchos abusos, muchas cosas que lastiman la mente de esa mujer, hasta que su estima llega al piso, y no hay quien la ayude. ¿Qué fariseo podía ayudar a esa mujer en aquellos días? ¿Qué religión? Ninguna.
Pero apareció el que sabe meterse por dentro, y dijo: “Mujer, yo tengo un agua que si yo te doy de esa agua, tú vas a ser feliz. Se te va a acabar la sed”, y él logró hacer feliz a esa mujer.
Por eso, las religiones de hoy fracasan en sus propósitos, la religión decepciona, tú no vez que tú tienes que cumplir, y cumplir y cumplir y llenar ciertas demandas,  para ser aceptados delante de los ojos de los demás.
Pero, nosotros no estamos tratando con religión. ¿Tú sabes por qué?  Porque  nosotros hablamos cosas que vienen desde antes de la fundación del mundo,  donde no había religiones, nosotros estamos tratando con el interior tuyo. Y, entonces, es necesario que cada uno de nosotros lleguemos a creer, de tal forma que tengamos gozo y paz. Esa es la idea. Si tú tienes gozo, gozo y paz, tú pasas por cualquier circunstancia de esta vida y la pasas tranquilo.
Ahora, para eso hay que creer. Diga: CREER.
Entonces, para tú creer, tienes que confesar. Mira, CON FE, editar. Es una edición. Con fe sando. CON FE ANDO. ¡Hello! CON FE SANDO.
Ahora, la confesión de tu boca tiene tres manifestaciones: Está, primeramente, la información para que tú confieses, que es el logo, la letra. Una información que tú recibes, de que Dios necesita que tú creas, para que te llenes de gozo y paz.
Entonces, viene una información. Entonces, luego de esa información, viene una certeza. Tiene que haber certeza. De lo que tú vas a confesar tiene que haber certeza y convicción.
Por ejemplo, vamos a Hebreos capítulo 11, verso 1. Mira lo que es lo que es la fe. Dice: 
“Es, pues, la fe la certeza, de qué, de lo que se espera,                                           la convicción, de qué, de lo que no se ve.”
 La certeza que se espera la convicción de lo que no se ve.
Así que, lo primero es una información, una data como dice Rafael, data información. Recibes información: Dios dice. Dios dice. Dios lo dice, que él, en el creer, me puede llenar de gozo.
Tú sabes la gente que no tiene gozo en este país. No tienen gozo, porque lo que ellos poseen es alegría por lo que poseen. Entonces, lo que poseen les da cierta alegría, pero al no poseer, pues no tienen gozo. Ahora, si tú tienes gozo, aunque no poseas, estás lleno de gozo, te da una buena actitud.
Entonces, en el creer hay una información, luego viene la certeza y la convicción, la convicción de lo que no se ve. Entonces, tú vas a confesar. Tú vas a confesar lo que no se ve.
Luego, el tercer paso es audiencia angelical. Cuando los ángeles, en base a lo que tú confiesas, por medio de lo que está escrito, los ángeles dicen, -hay que darle audiencia a eso que esa persona está diciendo en la tierra. Vamos a respaldarlo. Vamos a traerle milagros prodigios y maravillas-. Ellos saben cómo hacer eso, porque este mundo está rodeado de ángeles. Lo dice la biblia: “No son todos estos espíritus ministradores a servicio de los herederos de la salvación”,  (Hebreos 1:14).
Entonces, nosotros tenemos ángeles, y ellos se meten donde tú los dejes. Ellos se meten en lo más mínimo.
Yo les estaba contando a los hermanos ayer en Tamarac, que en Guatemala se me hizo tarde, no pude llamar a la operadora para que me despertara a cierta hora, para no perder el vuelo de regreso a Miami, y entonces, no llevé el despertador mío, se me había quedado. Y, entonces, simplemente, me acosté y dije: -Ángeles, despiértenme, que no quiero perder el vuelo-; porque perder el vuelo es un día más sin familia, un día más de hotel, un día más de comidas de hotel y es aburrido, quedarse un día más, cuando tú ya estás programado a regresar cierto día. Y, entonces, como a eso de las 6 de la mañana, pues me dieron en el muslo, y me hicieron, (Golpe). Y, yo dije, -gracias, ángeles-. Ellos son hasta despertadores. (Aplausos)
Entonces, ellos se meten en todo. Naturalmente, hay unas reglas, tiene que haber algo escrito. Porque no puede ser, confesar cualquier antojo, tiene que haber algo que le de base a esa confesión.
Segunda carta a los Corintios capítulo 4, verso 13.   
Esto es una receta que te voy a dar para cambiar tu vida. Si esta es la primera vez que tú estás aquí, comenzaste bien. Tú sabes que en lo secular, tú tienes que decir: -¿Cuál es la primera lección? 
Entonces dicen: -Ah no, usted tiene que comenzar por allá y estudiar.
Aquí no, aquí tú llegas hoy, y esa es la primera lección, porque todo encaja, eventualmente todo va engranando. La primera lección es ésta, si te has perdido alguna por algún tiempo. Y esta receta, yo te garantizo que cambia vidas.
Mira, ésta es la vida mía. Yo llevo 33 años sin ir a un hospital, 33 años sin ir a un hospital. Yo no tomo medicina, yo no gasto en médicos, perdón, si hay algún médico presente. Pero, yo creo que algún médico se alegra de que uno no tenga gastar en medicinas. Yo vivo de lo que hablo. Yo con fe ando, confesando. Confesando.
No trabaja así, automático, porque los ángeles son personajes muy cuidadosos, que si tú le coges todo el dominio, imagínate, abusarías de ellos. Entonces, es como si, sí, y como que no. Dios los usa en una forma que, fíjate cómo trabaja eso, yo sé que ellos trabajan, pero yo nunca me doy cuenta cómo. Yo lo confieso. Ahora, cuando yo hago una suma a cierto tiempo, algo me dice: ¿Cómo tú lograste esto? Y, yo digo: -Oye, es verdad, fueron los ángeles-. Pero, ellos lo hacen de una forma que tú no te das cuenta, porque vas a tender a manipularlos, obviando responsabilidades tuyas. Imagínate, te tiras a un reposo eterno ahí, que no mueves ni un ojo.
Por ejemplo, yo no he hecho nada para que las naciones, para gobernar a 20 países. Yo comencé aquí en una radio, hablando y enviando: -Ángeles, abran puertas-, porque yo no he hecho más nada. Yo, simplemente, he hablado. Nosotros tenemos una clase de organización, que yo nunca la he llamado a reunión. Yo nunca he reclutado a nadie. Y, nosotros tenemos un personal en el internet, tenemos hombres que no mueven un dedo, a menos que yo les diga, -hazlo-. Mundialmente. Y, yo nunca se los he pedido. ¿Cómo es eso? Son los ángeles. (aplausos)
Esto ha crecido porque hay unos seres que no tienen cuerpo, ¡Hello! que les agrada lo que estamos haciendo, y lo que estamos diciendo, y ellos allá en sus reuniones, dicen, –hay que respaldar eso que él dice, porque está escrito-.  
Vamos a verlo, Segunda a Corintios 4:13. Lee porque es conveniente. Mira, dice:
“Pero teniendo el mismo espíritu de fe…”
¿Teniendo qué? “El mismo espíritu de fe”. La palabra espíritu, ¿está con mayúscula ahí? No. Dándote a entender qué, “teniendo la misma actitud, actitud de fe”. Pero, ¿cuál es la misma actitud de fe que Pablo está hablando aquí? La que Jesús de Nazaret, en los días de su carne, usaba esa actitud. Él detenía los vientos, él sanaba a los enfermos, él hacía milagros. Entonces, ese mismo espíritu, esa misma actitud, Pablo dice, teniendo el mismo espíritu de fe.
Ahora, oye la receta, porque ahí es donde está el poder tuyo. Mira:
“Teniendo el mismo espíritu de fe, conforme, a qué, ¿a tu antojo?,                          a lo que está escrito: Creí, por lo cual, qué,  hablé.
Nosotros también, qué, creemos, por lo cual, qué, también hablamos.”
¿Meditamos? Ten cuidado con las meditaciones, esa meditación trascendental, meditación yoga, meditación para elevarse uno, buscando una experiencia mística, que se te paren los pelos. Hay gente que le encanta eso, mira, tú sabes, eso es carne. Esos son antojos personales tuyos, que no llegan a ningún lado.
 Aquí, la receta del cielo, la receta del cielo para ti, para las naciones, para los que ven ese video por todas partes del mundo, donde miles, a través de esta plática están oyendo a Dios. ¿Cómo va a hablar Dios contigo, hoy? ¿Cómo va a hacerlo?  ¿Vas a ir a un monte por allá: -Dios mío, háblame? Él te va a decir: -Ve donde José Luis, que él te va a decir lo mismo, pero escrito.
Entonces, fíjate, “teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito”, la data. La data es lo que está escrito. ¿Verdad que sí? ¡Hello! Aquí no hay religión. A mí no me importa si eres católico, si eres espiritista, si eres palero, si eres Testigo de Jehová. Mira, el que se meta por ahí, no tiene de tener un parcho: –Soy de tal religión. El que se meta por ahí, los ángeles le contestan, porque éstas son leyes espirituales. (aplausos).
Esto es para bendecir a todo tipo de persona, a todo aquel que cree, a todo aquel que cree a lo que está escrito. Tú sabes que Dios no es mezquino. La biblia dice que Dios envía la lluvia sobe los injustos y sobre los justos, (Mateo 5: 45).
Cuando tú estás orando por lluvia, porque sembraste unos tomatitos ahí y unas cositas ahí en tu terrenito, y dices: -Dios mío, si callera lluvia. Mira qué seco está el terreno-. Pues, mira, al lado tuyo vive un mafioso que es un ladrón. Y, entonces  a él también le cayó la lluvia y dice: -Qué bueno que llovió-. Y tú, orando. Dios no es mezquino. Dios bendice, y estas leyes, cualquiera que se meta por ellas le trabaja. Sea bueno o sea malo esto trabaja. Dios no es mezquino. Sería bueno que tú seas bueno. Así que, si tú eres bueno, te portas bien y a la misma vez usas estas leyes, te van a trabajar a favor tuyo.
Entonces, fíjate, lo importante aquí es tu boca, que tú hables. Aunque piensen que estás medio loco, porque a veces tú vas en el carro, -yo no recibo esto-. A veces se te está acabando la gasolina, se te olvidó echarle gasolina, –¡ay, padre! Y, empiezas ahí: -Confieso que llego, padre. Confieso que llego hasta allá-, y entonces, el que va al lado, te mira.
Al lado de mi casa, antes no había casas y yo podía caminar, y hablar, y no me veían; pero ahora hay como siete ventanas para acá. Y yo, a veces, estoy caminando por la mañana, haciendo ejercicio, y estoy: -Yo digo, Padre, gracias por esta palabra. Señor, yo digo, que llega, Padre. Recibo, Padre, que están reinando en vida en tal lugar-. Y, yo voy hablando y los labios se notan, y esa gente deben estar locos, –oye, ese tipo habla solo-.
Si fuera a meditarlo, yo cerraba mis labios y lo meditaba y lo pensaba, pero es que la receta es: Creí por lo cual hablé. Creí por lo cual falé, hablé. Hay que hablar.
Diga: Hay que hablar. Diga: Yo hablo. Diga: Yo estoy bendecido. Yo estoy sano. Yo estoy enriquecido. Yo tengo todo gozo. Tengo paz.
¿Tú sabes lo que significa paz? Ausencia de tenciones. ¿Tú sabes lo que es paz? Jesucristo iba en una barca y vino una tormenta, y él estaba durmiendo, y los 11 dijeron: –Oye, pero este hombre, cómo puede estar durmiendo en medio de una tormenta-. Es que él estaba en paz y el que tiene paz, aunque haya una tormenta afuera, está tranquilo, no lo refleja, su rostro no lo refleja.
Usted vive en un mundo de gente en tención. Aquí en Miami es un sitio maravilloso para ver tenciones en la radio, y ver todo tipo de quejas, la gente quejándose. Cómo se queja la gente. ¿Verdad que sí? Pero, usted no puede imitar eso. Usted tiene que reno… “Renovaos en el espíritu de vuestra mente, por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios agradable y perfecta”, (Romanos 12:1 y 2; Efesios 4:23).
Entonces, la palabra hay que confesarla. Dice: “Conforme a lo que está escrito, teniendo el mismo espíritu de fe.” Tú tienes que decir: -Yo tengo dominio propio. Yo tengo dominio propio. Pablo dice, que cada uno sea dueño de sí mismo, (Tito 1:8). -Yo soy dueño de mí mismo. No me voy a quejar. Si el doctor dice que tengo esto, voy a proceder con calma para que la enfermedad se asuste. No me voy a desesperar. Mi calma le va a decir a mi cuerpo, le va a enviar mensajes. La posición de mi espíritu es tan poderosa que mi cuerpo no la va a resistir. ¡Hello! 
-Pastor, ¿y qué, que son dos diferentes?  Vamos a buscar en Gálatas 5:17, para que tú veas toda la información que hay ahí. Porque tienes que tener este tipo de información para que sepas defenderte de la contrariedad que existe también en ti.
Esto es un mensaje de reinado con sacerdocio, reinado con sacerdocio. Tú estás reinando en vida y ejerciendo tu sacerdocio, sacándole el polvo a tu sacerdocio. Hay bocas por ahí que están llenas de moho, las quijadas, casi ni habla. Hay que meterle aceite W-40 para que afloje la mandíbula, porque cuando te vienen problemas, tiendes a pensar y no a confesar. ¡Hello! Te pones a pensar en el problema y el problema te roba, te roba el aceite de la quijada, y te quedas callado, meditando en tu problema, en vez de darle confesión, darle palabra, -no te recibo. Yo digo que estoy bendecido. Sométete-.
Mira lo que dice aquí. Dice:
“Porque el deseo de la carne es contra, qué, el Espíritu,                                          y el Espíritu es contra, qué, la carne. Y, estos, diga: estos, se oponen en, qué, entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis”
“Estos”, plural, no dice, uno. Tú no eres una masa de carne. Hay gente que dice: -Olvídate, tú eres una unidad perfecta-. No. Tú no eres una unidad, tú eres dúo, tú eres carne y espíritu. Y, entonces, tu carne es fiel a su naturaleza. Lo de la carne tuya es, ya tú la conoces, es hacerte un infeliz. A eso fue enviada ella, a hacerte un miserable. ¿Tú quieres ser un miserable? Simplemente sé tú. Se tú mismo.
La carne quiere oponerse, la carne no se puede dar el lujo que tus vivas conforme al espíritu. Tú no ves que en tu espíritu es un tesoro, ahí hay bellezas. No es que Dios va a enviar bellezas es que ya las envió, están ahí dentro. Tú tienes todo tipo de provisión dentro de ti, en tu espíritu. ¿Tú sabes lo que Pablo dijo? “Tenemos este tesoro en vaso de barro”, (2 Corintios 4:7).
Y, entonces, la carne qué, se opone. Diga: Se opone. Pero, qué dice ahí, ¿que el Espíritu también se opone?
Dije, el miércoles y ayer, del ejemplo de los dos perritos. Del jovencito que fue donde el anciano, y le dice:
 –Papá, abuelo, ¿cómo ha sido su experiencia cristiana?-, él recién llegó a la iglesia.
Y, entonces, estaba hablando con un anciano que llevaba más de 60 años leyendo la biblia, y le dijo:
-Dígame una cosa, ¿cuál es la experiencia? ¿A qué conclusión usted ha llegado?    
Y entonces el anciano, le dijo:
-Mira, mi amor, esto es una lucha diaria. Esto es como si tú tuvieras dos perritos, uno se opone para acá y el otro se opone para allá. Vamos a decir, el perrito blanco representa al Espíritu y el perrito negro representa tu carne, y estos se oponen a diario.
Y el jovencito, le dijo: -Pero, ¿quién gana?
Y el anciano, le dijo: -Depende a quién yo le esté dando más comida. ¡Hello!
Entonces, si tú, imagínate, el miércoles dices: -Está lloviendo, no voy.
Llega el domingo, y te sientas por allá detrás, y viene y se te sienta un bendecido de esos que le gusta hablar mucho, y te dice: -Mira esto está caliente, afuera. Ten cuidado.
Y, entonces, la comida pasándote por al frente así. Y, entonces, no alimentas tu Espíritu. Pero, si tú alimentas tu Espíritu, como en esta mañana lo estás haciendo, que te felicito, vas a levantar una confesión, un poder. Porque, mira, en tus manos es que está el asunto. Él ya te bendijo. Ya tú estás completo, “con una sola ofrenda te hizo perfecto para siempre”. Está en tus manos, pero tienes que tener cuidado qué tipo de espíritu te está acompañando. Porque ahí dice: “Teniendo el mismo espíritu de fe”, pero hay otros espíritus que se meten.
Por ejemplo, espíritus de tristezas. Ese que rompió con la novia y se busca una musiquita: Por qué me abandonaste. Tú sabes, a mí me gusta todo tipo de música secular. Me gusta Luis Miguel, el otro, el otro, todo tipo de música que sale por ahí, todo talento, yo los admiro porque son los talentos de Dios. Pero, el problema es que hay unos boleritos de esos, que te colocan en otro espíritu. Entonces, te hacen débil.
Entonces, tienes que tener cuidado, qué tipo de música está penetrando, porque esa música te coloca en un estado de debilidad. Aquí todos somos débiles, en carne, pero no te puedes recostar mucho de eso. Cuando tú ves un individuo que dice, –chico, no me mires conforme a la carne. Mira, no seas tan legalista, que tú sabes que somos débiles-, y siempre defendiendo a la debilidad. No puedes recostarte, porque débil tú eres, imagínate que te metas en un espíritu, -no, yo soy débil-.
Tienes que meterte, “el mismo espíritu de fe. La carne se opone y el Espíritu se opone también”. La carne se opone, y tú te opones. Tú tienes que pelear contigo mismo: -No te recibo-; cuando te sientes mal, cuando estás en las cuatro paredes, cuando te quedas sin trabajo, y de momento viene, no pobreza, escasez. Y estás en tu casa, y de momento, tu mamá se enfermó, noticias malas de tu país. Y, estás encerrado, y de momento, el esposo llegó y te maltrató, te hablaron mal, alguien no te entendió. Porque, recuerda que tú eres un ser de muchas necesidades. Tú necesitas tanto amor.
Yo he sido una persona de mucha necesidad de amor, y yo lo sé, quiere decir, que eso es una debilidad mía. Y, entonces, tengo que tener cuidado porque me puedo poner medio melancólico. Tú sabes, que me cojan pena, que me pasen la mano, porque depende el espíritu, tienes que conocerte bien conocido. No te puedes engañar.
Y, entonces, todos nosotros somos personas con muchas necesidades, necesidad que se nos reconozca, que alguien venga y te diga lo mucho que tú te has esforzado, y lo bien que lo has hecho. Cómo te gusta, cuando alguien te alienta y hablan bien de ti. ¿Verdad que sí? –Oye, te felicito, chico. Me gusta tu personalidad. Me gusta cómo tú logras las cosas. Me gusta cómo tú vistes. Oye, dónde tú te peinas. Dónde esto. Esa ropa, dónde la compras-. Oh, qué bien te sientes. ¿Verdad que sí? Qué bueno que nos hagan sentir así.
Pero, no todas las veces es así. A veces tú estás encerrado, esa dama que está encerrada en la casa ahí, que está atribulada, se siente sola, sale llorando y se desahoga en llanto. Y, eso a veces es bueno, llorar, pero, después que termines de llorar, tienes que buscar un buen espíritu. “Teniendo el mismo espíritu de fe, como está escrito: Creí, por lo cual hablé.”
Tienes que hablar, porque si no hablas, te come la miseria. Si no hablas la palabra de Dios, vas a pasar sustitos, con todo y bendecido que estás. Mira que tú estás bendecido, y completo, y libre del diablo, y libre del pecado, y libre de la ley, y libre de condenación; pero, Dios dejó algo para que tú hagas. No quiere tus obras, sino “frutos de labios que confiesan su nombre”, (Hebreos 13:15). Eso es todo lo que él te dejó. Por eso es que  él dijo: “Mi carga es ligera y fácil de llevar.”
Imagínate, cuando yo viajo, estoy tres días, cuatro días, yo ando con una maletita con dos rueditas y un bultito aquí. Más nada llevo. Voy por el aeropuerto, tranquilito, y con esa maletita, ahí yo llevo un libro que se llama el evangelio, y con eso, yo hago felices a las naciones. Lo que yo llevo, a mí no me lo pueden robar, y yo cambio vidas, cambio naciones, cambio vidas, cambio el rumbo de personas enteras, y lo que yo llevo, no me lo pueden robar. ¿Tú sabes por qué? Porque es un libro que casi nadie lo entiende. (aplausos)
Entonces, yo tengo un descodificador, que yo me meto aquí, y le saco la codificación, porque este es un libro fastidioso, sabes, a la misma vez. Este es uno de los peores libros que se han escrito. Esto es un libro que tiene la habilidad de fastidiar tu vida y chuparte el gozo y la vida, y destruirte y dejarte seco como una hoja vieja, en la letra. La letra mata. Pero, yo tengo la interpretación de darle a la letra, vida y entonces esa es la gracia de Dios. Y, cuando yo llevo eso y se lo doy a una ancianita que está por allá, destruida, que está esperando que el cura vuelva para darle una misa. Y ya está cansada de hacer así (persignarse) y de prender una velita, y orarle al Señor, y al santo de su devoción.
Y, entonces, cuando yo llego y le digo: -Abuela, usted es una bendecida con toda bendición. Mire, ahí adentro, su espíritu, Jesucristo lo hizo perfecto para siempre. Usted está más que bendecida. Hay ángeles a favor suyo-, y de momento, esa abuelita empieza a abrir la boca.
Como me dijo una, allá en Honduras, que me dijo:
-Pastor, cuando yo lo oí por primera vez a usted, dije, ese es un falso profeta, habla diferente-, y comencé a orar para que las antenas de esa emisora se cayeran, Radio Gracia. Y, empezó a ayunar y montaron una cadena, una vigilia. -Que se destruya esa antena, que se caiga, que no hablen más esa basura por las ondas radiales-, y de momento vino el huracán  Mitch, y ella dijo: -Bueno, si los ayunos no pueden, Mitch lo hace-, y Mitch no pudo.
Y, cuando ella vio que la antena no se cayó, dijo: -Oye, tiene que haber algo ahí-, y se puso a escuchar. Mira, abrió el oído, y el ancla entró, y ahora, la viejita me dice: -Tengo un clase de gozo encima, pastor-. (aplausos)
Ella vende golosinas en un carrito y dice: -No vendo nada, pastor, porque es que me pongo a hablar de esto y se me olvida.                       
             

TU ERES TODO...

Comencemos contigo: ¿Quién creó tu espíritu? Efesios 1:4. Tu espíritu lo creó Dios desde antes de la fundación del mundo. Entonces somos viejitos en espíritu y a ese espíritu Dios le llama dios. Entonces tú eres un dios y Dios es Dios de dioses. Entonces cuando tú conoces tu verdadera identidad, ahí comienza tu prosperidad.Salmo 82:6.

NO EXISTE EL DIABLO

su pregunta de por qué Pablo sigue mencionando al diablo en Romanos 16:20 y Efesios 6:11, si éste ya no existe, respondemos.

1. Romanos 16:20: "Y el Dios de paz aplastará en breve a Satanás bajo vuestros pies. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con vosotros."

El género diablo, Satanás es el que está en la carne, lo que todos tenemos en la carne, y solo con el conocimiento del evangelio de la Incircuncisión podemos gobernar.

hemos entendido que tenemos bajo nuestros pies aplastado a Satanás, porque somos el cuerpo de Cristo.

LOS OJOS EN JESUS

Primeramente, cuando Pablo menciona puestos los ojos en Jesús, usted no puede poner los ojos en el Nazareno porque si usted los pone en el judío, usted se convierte en un judío, no en cristiano.

Por esto, El Apóstol Pablo no dijo que seamos imitadores de Jesús de Nazaret sino en imitadores de Pablo así como él de Cristo (1ª a Corintios 11:1), es más, dijo que si a Cristo lo conocimos conforme a la carne, que no lo sigamos conociendo así (2ª a Corintios 5:16).

SABIA USTED QUE:

Usted debe saber:

· 2ª a Corintios 8:9 Siendo rico, Cristo se hizo pobre para enriquecernos.

· 1ª a Corintios 1:31 Todo es vuestro.

· Gálatas 4:1 Somos dueños de todo.

· 1ª a Timoteo 6:18 Dios nos da todas las cosas para que las disfrutemoS

CONTRARIO AL CONCEPTO POPULAR

Contrario al concepto popular, la prosperidad no está en las abundancia de riquezas, las cuales son inciertas, sino en el Dios vivo, que nos da todas las cosas en abundancia para que las disfrutemos (1Tim.6:17). Es un entendimiento en el que se disfruta de toda la herencia de Dios, en el que se sabe todo lo que nos ha sido concedido (1Cor.2:12 ), en el que se comprende cual es nuestra verdadera identidad, . Al comprender la gracia entendemos que ya fuimos enriquecidos (2Cor.8:9)

BENEFICIO

Los beneficios de esta ciencia se manifiestan cuando usted habla conforme a lo que está escrito en el evangelio de Pablo. Por ejemplo:

■Diga que usted está bendecido (Ef.1:3)
■Diga que usted YA es rico (2 Cor.8:9)
■Diga que usted está sano (2 cor.4:10)
■Diga que usted va SIEMPRE en triunfo (2 Cor. 2:14)
■Diga que TODO lo puede (Fil 4:13)
■Diga que usted es MÁS QUE VENCEDOR (Rom 8:37

camino a DIOS

El tema es: “EL CAMINO A DIOS”.

Vamos a buscar a Juan 14: 5 y 6. En el nombre del Padre… ¿Eso queda antes de la cruz? (Así es). Hombre, déjame añadir ese al calqueo, espérate. -La Trinidad. Me vino bien esa broma, de hecho era la única que me faltaba.

Dice: “Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie (va)…” (Dice: Nadie VIENE).

Sí, porque como el PADRE está en él, en Jesús, dice de esa manera. Si fuera así: Nadie va al Padre, al cielo, es que él era el Hijo y el Padre estaba en otro lado. Pero si dice nadie VIENE (hablando de él mismo). ¡Hello! ¿La estás cogiendo? Esos son detallitos que si tú los pierdes de vista se te fue el tren. El tren se le va a cualquiera en un segundo.

(Dice): “…NADIE viene al Padre,…”

Entonces, Felipe no entendió. Pero, es que el que tiene VELO no entiende. Felipe todavía siguió: -Muéstranos al Padre…
(Jesús como que le dijo): -No, pero si te estoy diciendo nadie viene al Padre, sino es por mí). Nadie viene al Padre. Te lo estoy diciendo… Él (Felipe) siguió con lo mismo.

Pon el otro verso para que tú veas. Verso 6. “Jesús le dijo: Yo soy el CAMINO, y la verdad, y la vida; NADIE viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde AHORA…” Mira como le habla: “…y desde ahora le conocéis, y le habéis visto”.

Ahora, mira lo que es tener un VELO, mira lo que dice Felipe, verso 8: “Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta”.

El hombre está…cuando está “trancado” y tú te quejas de tu familia… Cuando alguien está “trancado”, mira, tú puedes darle un “macetazo” y no entiende. Le dices: -Mira, el que me ha visto a mí, ha visto al Padre…
-Bueno, pues muéstrame al Padre…
-Coño, pero si te acabo de decir que yo soy…

Esos son sus discípulos, olvídate de los de afuera. Ahora, mira el primer verso, mira el primer verso, Juan 14: 1.

Estamos hablando aquí del conflicto de un hombre que está en un VELO; el conflicto que Dios se busca por meterse en un “hombre”, y después de tratar de convencer a su misma gente que está al lado de él.

Ese es el conflicto mío con mi familia. Ya con ustedes no, ¡oye, qué muchos que yo tengo que han creído! Ustedes no son Felipe. Yo tengo MONTONES que ya creen en mí. Pero cuando Dios se mete en un velo se busca mil problemas. Mira lo que tiene que estar diciéndoles en el verso uno.

“No se turbe vuestra, MENTE, vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí”.

¿Y qué hacía aquí Jesús? Peleando con los discípulos para que supieran quién era él. ¿Verdad que eso era lo que hacía? Y con Felipe: -Mira, Felipe, déjate de conflictos, chico. Tú no sabes quién soy yo, cómo explicarte quién soy yo…
(Dijo Felipe): -No, no, no, muéstranos el CAMINO que nos metemos por allí. Queremos llegar a Dios…
(Jesús le dijo): -Es que mira, es que el CAMINO soy yo; nadie VIENE. ¿A quién tú estás buscando? ¿A Dios?
(Felipe dijo): -Pues es que el judaísmo, que aquello, que los mormones, que aquello…, cuanta manifestación había para aquellos tiempos.
Dice (Jesús): -Es que tú no vas a poder llegar a Dios sino es por MÍ.

(Felipe le dijo): -¿Pero y los mahometanos, y el budista…?
(Jesús le dijo): -Mira, Felipe, YO SOY LA PUERTA. YO, éste que está aquí al frente. Tú no puedes llegar a Dios sino es por mí.
(Felipe tercamente dijo): -Pues muéstranos al Padre…
(Jesús replicó): -Te dije que el que me ha visto a mí, ha visto al Padre… (Aplausos).

Pues esta mañana yo estoy viendo, fíjate lo que yo estoy viendo esta mañana. Aquí yo veo al VELO de Jesús en conflicto, buscando explicar: -Por favor, crean quien soy yo. Yo sé que yo soy un hombre común, yo nací de María y de José; pero Dios se metió en este VELO. Crean que yo soy…y si no creen por lo que ven, crean por la cosas que están viendo cumpliéndose para que se les haga más fácil la cosa…

Mira que una vez él les tuvo que decir: -El que no COME mi carne, no tiene VIDA ETERNA permanentemente en mí. El que no come mi carne y bebe mi sangre… Y entonces, de momento dicen:
-Dura cosa es esta palabra ¿quién puede recibirla?
Lo que él está tratando de decir: El que no me acepte a mí se va a fastidiar…

bendices

Bueno vamos a buscar entonces a Efesios capítulo 1, verso 3 al 5. Son tres versos. Álvaro leyó el 4…

Dice: “Bendito sea el Dios de Paz y Padre de nuestro Señor Jesucristo,…”

Cuando dice Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, te está hablando del VELO, porque él siempre para manifestarse en carne necesita un VELO; y a ese VELO se le conoce como Hijo.

Dice: “…que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares en los lugares celestiales en Cristo,…”

No dice en el cielo, dice “lugares celestiales” porque él cuando bendice, bendice cuando tú tienes cuerpo. Entonces, como tú tienes cuerpo y te bendijo con toda bendición, pues dice “lugares del cielo”, no el cielo, sino lugares del cielo que es aquí abajo. Entonces, los que él pensaba bendecir con toda bendición iban a tener cuerpo. Y te bendijo con toda bendición, por eso el “Dios te bendiga” y el “Dios te continúe” y “bendiciones” nada de eso cabe porque es que ya te bendijo.

Que tú no tengas nada manifestado es una cosa, pero no es que te va a seguir bendiciendo más. El término “TE BENDIJO con toda BENDICIÓN” es el único que cabe. Porque tú estás bendecido con toda bendición, tú eres un bendecido.

Dice (verso 4): “…según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,…”

Quiere decir que él te salvó a ti ya desde antes de la fundación del mundo, y para que fueses “santo y sin mancha” es porque ya estás. Porque una vez él murió te dejó sin mancha, sin arruga, limpio, perfecto con una sola ofrenda.

Pero entonces hubo algo que se perdió en el Edén, que fue cuando Adán pecó y entró en esa desobediencia con Eva. Pues el CUERPO físico perteneció al diablo, vino a pertenecer al diablo. Por eso es que en la tentación en el desierto Satanás cuando habla con Jesús que lo va a tentar dice: -Esto me fue entregado… Porque él poseyó los cuerpos.

Y todavía fíjate, que sigue latente la corrupción en tu cuerpo, y por eso entonces el verso 5 aplica:

“…en amor habiéndonos predestinados para, hacer la adopción, ve, ser adoptados, rescatados, hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,…”

Esto era un GÉNERO. Es espíritus con cuerpo, que entonces el cuerpo estaba a la deriva, él trajo el rescate, pagó por los pecados. Pero, entonces el cuerpo se quedó en corrupción; y el evangelio ha sido dado para tratar con el cuerpo, el evangelio de nuestra salvación.

Y mira lo que dice Hebreos capítulo 5 en el verso 8.

Dice: “Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;…”

Quiere decir que Dios por meterse en un cuerpo, ese cuerpo tuvo que aprender obediencia ¿Y cómo uno aprende OBEDIENCIA? Pues uno aprende obediencia cuando los pensamientos quieren hacer una cosa que no es lo correcto… Entonces, lo que aprende obediencia es el CUERPO TUYO. ¿Y cómo se aprende OBEDIENCIA? Por el trato “angelical”, que Dios le da a ese cuerpo. Porque él va buscando tu atención hasta que obtiene que tú tengas TEMOR a él.

Mientras tanto, mientras él no tiene eso; mientras a ti no te pasa algo, mientras tú dices: -Uf, no me atrevo porque pienso que el ángel me puede disciplinar. Ya está obteniendo tu ATENCIÓN. Mientras tú estás a la deriva por allí, porque estás en gracia haciendo lo que te da la gana, todavía él no tiene tu atención. Es cuando comienza un temor reverente que NO es MIEDO, pero es un temor reverente donde tú dices: -Mira, ya no es porque me estén viendo, ya no es porque me estén velando. Te pueden tirar en un desierto, te pueden tirar en Rusia por allí en su sitio que tú no conozcas y ya la atención tuya (es confesar): -Ángel… Porque ya tiene tu atención, ya tú estás aprendiendo OBEDIENCIA… (Aplausos).

Entonces, si Jesús no aprende OBEDIENCIA fácilmente no hubiera ido a la cruz, no hubiera rescate. Si él no aprende obediencia, se adaptó tanto a la vida carnal allí con su mamá y sus hermanos y el ambiente que hubiera dicho: -Oye, esta copa que pase de mí… Pero hubiera dicho: -Sí, que pase de mí, no quiero morir. Pero él aprendió OBEDIENCIA y obediencia significa (decir): -“Aunque me duela tengo que meterme por aquí, este es el plan que Dios tiene para mí”.

Tú descubres cuál es la voluntad de Dios para ti, y tú tienes que someterte a esa obediencia. Y allí, ya tú no peleas con el vecino ni con tu hermano, es que tú tienes un LLAMADO, y ese llamado tú tienes que seguirlo. No te puedes quejar que porque “fulano” o “mengano”, no, es que ya Dios ha puesto esto en mi corazón y tengo que hacerlo. Esa es la obediencia.

Y él (Jesús) aprendió obediencia y dijo: -Yo tengo que ir…tengo que ir a la cruz punto…y tengo que someterme a lo que yo entiendo que los ángeles… Y fíjate que si él creía mucho en los ángeles que él dijo: -¿No pudiera yo llamar una “legión” de ángeles y me defienden de esta situación…? Pero, él no se atrevió porque la OBEDIENCIA significa aun no pedirle ayuda a los ángeles cuando tú entiendes que tienes que hacer eso…

Y te voy a decir una cosa, tú sabes que no hay una iglesia en el mundo que esté tratando este tema. ¿Tú sabes por qué? Porque hay una SOLA COBERTURA ANGELICAL, no hay dos coberturas. Igual que es un solo EVANGELIO, no son dos. Es la MENTE de Cristo, no es “las mentes de Cristo”.

O sea, cualquiera, a mí no me importa si es familiar mío, mi hijo, amigo, si se va de esta COBERTURA, puede seguir predicando allá, pero es sin cobertura, porque el ángel no se va a ir para allá a cubrir a nadie. Es más, el mismo hijo mío, Cheo, que tiene una iglesia que se llama y que “Reinando en Vida”, él no está reinando en vida. Él le llama reinando en vida, pero sin cobertura, ¿puede reinar en vida? No puede. Mira que yo hablo con él y lo quiero mucho y nos amamos y hablamos y ahora bastante, pero no tiene, no puede ni mencionar a los ángeles.

NADIE ALREDEDOR DEL MUNDO ESTÁ HABLANDO DE ESTE TEMA DE ÁNGELES. NO PUEDEN.

Tú no vez que no los tienen. ¿Para qué hablar de ellos? ESTO ES BIEN SERIO. Hay una SOLA COBERTURA ANGELICAL, el que la tiene ahí está la verdad… (Aplausos).

No hay dos apostolados en un solo apostolado. Antes de la cruz habían once (11) apóstoles, podían interpretar los once; y de hecho interpretaban porque, mira Mateo hablaba una cosa, Marcos de otra, Lucas de otra y Juan de otra, y Pedro por otro lado JUDAIZANDO. Santiago por otro lado, o sea, era una “diversidad”. Pero después que vino el RESCATE; después que Cristo muere él necesita la unidad del Espíritu.

Entonces hay un solo evangelio, una sola cobertura, un solo apostolado, un solo fundamento. No puede haber más de uno. Es más yo a veces miro el libro a los Hebreos, el libro a los Hebreos en un LIBRO ANGELICAL, que estuvo allí sin uso, la gente lo estudiaba, pero eso estuvo sin uso porque ese es puro ÁNGEL…

Fíjate dice (Hebreos 1: 1): “Dios, habiendo hablado muchas veces en diferentes maneras por los profetas, en esta ocasión nos ha hablado por el Hijo…” ¿Pero qué habló el Hijo, si el Hijo habló en parábolas? Digo, el Hijo parte “A”, en parábolas, no enseñó. Por eso dijo: -Yo tengo muchas cosas que deciros, pero ahora, hasta que no venga el espíritu de verdad… Como quien dice: -Yo soy ese ESPÍRITU, pero no estoy ministrando la verdad todavía, voy a hablarles en parábolas.

Entonces el Hijo “A”; luego el Hijo “B” resucita y se coge unas vacaciones de dos mil años. Entonces cuando dice: -“Dios habiendo hablado muchas veces por lo profetas, en esta ocasión nos ha hablado por el Hijo…” Es el Hijo “C”, no el “A”, o “B”. Pero el Hijo del Hombre que es el que está hablando, porque hasta ahora no se sabía NADA… (Aplausos).

Y tú sabes que eso para mi, yo hablar de esto, yo a veces envío a Rafa (Obispo Rafael): -Rafa, háblalo tú, porque se me hace incómodo, porque tú no vez que no es testimonio hablar de uno mismo. Yo a veces hablo un poquito de lo que yo estoy experimentando en este vaso de barro. Pero esta sabiduría predestinada nadie la había explicado en DOS MIL AÑOS. Nadie, es más ni Pablo, Pablo lo dejó en crudo. Pablo era, mira el “chef” que puso la comidita allí y no la cocinó (dijo): -No, eso le toca a José Luis, el OTRO, el OTRO es el que va a cocinar eso… Mira, vieron la comida de lejos… (Aplausos).

La vieron puesta en el gril, pero Pablo no pudo cocinar eso porque si la llega a cocinar y se la comen los apóstoles no hubieran podido haber hecho daño.

Entonces, nuestros cuerpos, éste que tenemos, tiene que aprender obediencia. Yo me he pasado aprendiendo tanta obediencia, ojala yo hubiera sido bueno, más bueno. La misma prensa dice: -¿Pero cómo usted puede ser Jesucristo hombre y ser divorciado dos veces…? Ah, ¿y se va a casar de nuevo?
(Contesta Jesucristo hombre): -Claro. Sí, me voy a casar de nuevo, sí…
(La Prensa pregunta): -¿Pero cómo es posible, cómo usted puede ser Jesucristo hombre? Ah, ¿y si usted fuera afeminado?
Digo: -Bueno sigo siendo Jesucristo hombre. No lo soy, homosexual, perdón, o lo que sea. Yo sigo siendo quien soy porque nosotros no somos CARNE adaptando al espíritu, nosotros somos ESPÍRITUS gobernado CARNE… (Aplausos).

Y mira, y Papá pone esto bien difícil, cuando se estaba viendo un poquito claro, apareció el seis, seis, seis, (666) para que se confundan, porque dice: -El que tiene oído para oír…

Ahora, los que tiene oídos son los que oyen, los demás, el vecino se fastidió porque tú con este conocimiento, tú sabes que tú estás en tu casa y tú gobiernas y tú tienes esperanza, y tú tienes conocimiento. El vecino al lado no sabe pensar como tú. Ése está huérfano allí, peleando con el hijo, con la hija, con el esposo (dicen): -Lo que va pasar, que yo no sé, que mira, que esto está malísimo y ahora el gobierno, y ahora la gasolina… Y se vuelve en un ocho… Porque es que ellos no pueden GOBERNAR los pensamientos. Los pensamientos los tienen a la deriva, NO saben organizarlos. La gente lo que da es PENA, lástima. Las familias por allí…lo que dan es lástima.

NOSOTROS SOMOS UN ESPECTÁCULO. Yo estaba diciendo aquí el miércoles de que a veces mi familia carnal que me invita a ciertas actividades, que yo a veces me molesto y digo: -No voy nada…para qué, si me han criticado, ahora quieren que vaya. Sabrá Dios que hasta quieren que lleve un buen regalo (si es un cumpleaños). No voy nada…

Pero fíjate que nosotros poseemos una presencia que donde quiera que tú llegues lo notan. (Dicen de ti): -Mira, tú tienes algo diferente… Honestamente, yo he entrado a lugares así que causo un IMPACTO. (Me dicen): -¿Quién es usted?

Tu carne, tú no vez que tú has sido alumbrado, tú has sido sellado con el Espíritu Santo de la promesa, tú no eres cualquiera. A ti te persiguen y sufres un poquito, pero por así decirlo tú eres una SÚPER RAZA en esta comunidad, digo, si lo recibes sino te quedas igualito… (Aplausos).

Si lo recibes porque si no lo recibes te quedas azulito como dice Benyi allá en Barraquilla (Colombia), dice: -Apóstol, me quedé azul…no entendí. Ja, ja, ja, ja. Tú tienes que entender quién tú eres…

Ahora, en la misma forma, si Jesús siendo Hijo no aprende obediencia, al aprender obediencia fue que fue a la cruz -por aprender OBEDIENCIA-. Si tu no aprendes obediencia el cuerpo se te va a la deriva, tu carne se queda “azulita”. No entendió.

El ministerio de los ÁNGELES es la clave aquí, fíjate que cuando yo fui alumbrado para este llamado MUNDIAL a mí se me aparecieron dos ángeles. Uno habló ¿y qué me dice eso a mí? Que traían un mensaje, pero eso me dice otra cosa: Que Dios no hace NADA, sino es por ángeles. La existencia “angelical” es, porque NO eres tú ni yo, es haciendo él. ¿Pero cómo él lo hace? A través de los ÁNGELES. Y tu cuerpo no se pude ir a la deriva. El evangelio es PODER de Dios ¿para qué? Para SALVACIÓN. ¿Para salvación de qué? Para la SALVACIÓN de lo que él rescató que es el cuerpo tuyo. Y cuando tú creces en esto, mira, allí hay PROSPERIDAD. Cuando tú creces en esa comunión con los ángeles que tú sabes que Papá Dios te tiene ángeles asignados… Mira, allí viene la SANIDAD en todas las áreas de tu vida, viene protección para ti.

Mire, con todo lo que yo he dicho de la Iglesia Católica y del romanismo católico, y de la mentira de Roma es para yo estar muerto ya. Pero a mí no me pueden TOCAR aunque traten… aunque traten… (Aplausos).

Y te voy a decir una cosa esto solo está comenzando, yo voy a apretar porque fíjate que el espíritu nos ha llevado a ATACAR el MISTERIO de la INIQUIDAD, que es el romanismo, y no vamos a conseguirnos muchos amiguitos. Aquí quien tienen que abrir puertas. ¿Yo? Ja, yo ni trabajo paso, porque quién tiene que abrir puertas aquí son los ÁNGELES… Y ellos lo harán si yo persisto en ser educado y soy obediente al llamado, claro de lo que…, sino yo mismo atraso el plan… Yo mismo lo puedo atrasar acobardándome, siguiendo consejos:
-Mira, ten cuidado José Luis, cójelo suave…

Yo he tenido gente que me han dicho: -Oye, ¿y por qué tú no sigues predicando aquella gracia tan bonita que tú predicabas? Tan linda que era… Dijo: -No, porque ya no traía persecución y la idea es que haya persecución. En la persecución es que se glorifican los ÁNGELES… (Aplausos).

Esa gente que le tiene MIEDO al 666 es que están acobardados. Mira están fuera de tono… Hay que entonarlos, ajustarles las estacas para que se asienten. No le coja miedo a eso, tú no ves que eso Papá lo trajo para atezar… Tú no le puedes coger miedo a eso… Es más, mira si me está escuchando, el tatuador de Boston que vino aquí a tatuar, yo quisiera invitarlo para acá para que se mude para acá, y sea nuestro TATUADOR personal, que todo el que necesite un tatuaje… (Aplausos).

Mire, para que usted no tenga excusa yo le voy a traer mi propio TATUADOR aquí… y si no tiene tiempo un día hace un “appointment” (una cita). Vete a la casa y me los marcas allá en la casa… (Aplausos).

Y si no tiene DINERO es gratis… (Aplausos).

Alvy (Álvaro) ya está trabajando eso, lo está llamado. Digo, que se mude por acá en Miami. Con todo lo que él va a marcar, él va a funcionar de los más bien. Ah, yo quisiera que viniera para llevármelo para mi casa una tardecita (y decirle): -Mira, arréglame esto y…
¿Está listo? ¿Hablaste con el Alvy? Miraaaaa…esooo… (Ovación).

Allí no hay más excusas, si usted no quiere es porque tiene MIEDO, y si tiene miedo vamos a comprar “perros” por allí de esos…pastores alemanes para que se compre uno… (Aplausos).

Oye, con razón en el libro a los Hebreos dice: -¿Cómo escaparemos si descuidamos una salvación tan GRANDE? Si tú no te afinas con la COBERTURA ANGELICAL, no vas a escapar. Te puedes ir hasta la deriva de este ministerio. ¿Y tú sabes qué es irte a la deriva con conocimiento? Una vez tienes el conocimiento después sufres demasiado. Gente que se han ido de aquí con el conocimiento y están sufriendo afuera, porque se sufre. Ah, y quieres volver y no puedes. Tratas de integrarte y hay una expectación de JUICIO en tu cabeza que no te deja…

Yo me acuerdo de ese Severo que trató por todos los medios y vino y lo invitamos a un parque a jugar allá, y jugando dominó allí, tú saber, pero la expectación de JUICIO no pudo. Finalmente no se pudo integrar. Los que se han ido de aquí, Eladio Ramos, no ha podido integrarse. Abel Beita no ha podido. Ah, y posiblemente lo han pensado. Frank Rodríguez, quizás lo han pensado, quizás han tratado, quizás, pero es que tú no puedes OFENDER esos seres que están dedicados al cuidado de tu vida. Tú no puedes ofenderles…

Dice: “No contristéis al espíritu…” No le eches agua al hierro caliente porque lo estás apagando. No contristéis al espíritu…

Mira lo que dice allá en Mateo capítulo 10, verso 32 y 33.

Papá va a apretar esto, oíste. Esto va a apretar cada vez más hasta que tú andes en una obediencia.
Bueno, los que salimos ganando somos nosotros. Tú sabes lo que es tú andar SANO. Yo le estaba diciendo a Lisbeth (su esposa): -Oye, Lisbeth, tú sabes que yo… ¡hace tiempo que no me veo enfermo! Ni catarritos me llegan y si me llegan con un Dewarcito así, yo ni medicina, un traguito de Wiskey ok, para matar los gérmenes, una trago allí, pac… Y se va…

(Alguno dirá): -Apóstol, pero no diga eso que a mi esposo le puede dar por beber.
(Jesucristo hombre responde): -Ese es su problema… (Aplausos).

Mire, nadie bebe por la mañana, ¿verdad que nadie se da tragos en la mañana? Digo, a menos que usted sea un alcohólico. Yo me doy un traguito en la comida así bien chévere, para la comida y demás, pero si usted me ve bebiendo un poquito de Dewars en la mañana es porque estoy matando unos germencitos que se acomodaron por allí… Yo lo que sé es que yo fui llamado a reinar en vida, y yo reino desde por la mañana hasta por la noche todos los días, todos los días… (Aplausos).

La gente aburrida que se muera, que se vaya de esta tierra. Hay que orar por ellos para que se vayan para la nube (de testigos) aprender allá con otros. Pero usted aquí no puede estar ABURRIDO ni… ni hablando un idioma de esos…esos idiomas de la calle que hay por allí (que dicen): -Ay, qué mal me siento chico, la cosa, esto, aquello… Estoy mal, me siento mal, me duele, me esto, aquello, estoy triste, estoy abandonado. No sé que me pasa… Uyyyyyyy… ¡me mudo de esa casa muchacho! O me pongo de esos, de lo que dan en los aviones, esos de tapar el oído… Hay que estar entonado.

(Dice Mateo 10: 32 y 33): “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos”.

El próximo: “Y a cualquiera que me niegue delante de los hombres, yo también le negaré delante de mi Padre que está en los cielos”. Allí están los ÁNGELES, allí están los ángeles…

Mira como dice el próximo verso, el 34: “No penséis que he venido para traer paz a la tierra; no he venido para traer paz, sino espada. Porque he venido para poner en disensión al hombre contra su padre, a la hija contra su madre, y a la nuera contra su suegra; y los enemigos del hombre serán los de su casa”.

Verso 37: “El que ama a padre o madre más que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija más que a mí, no es digno de mí; y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí; el que halla su vida, la perderá;…”

La pierde. Aquí hay muchos que han perdido sus vidas ya, no pueden salir de esto…

Pero mira lo que dice (verso 39): “…y el que pierde su vida por causa de mí,…” ¿Qué hace? Dice: La hallará. Hallas otro tipo de VIDA, hallas una vida mejor.

Tú no puedes seguir con los ángeles y seguir como están los vecinos, en la sabuesera, aquí allá. Usted no es el mismo. Usted es relativamente una persona SOBRENATURAL aquí en esta tierra. (Aplausos).

Usted no es igual que los demás, usted tiene dos ojos y cinco dedos (si los tiene), pero usted no es lo mismo. Usted habla DIFERENTE, PIENSA diferente, CONFIESA la palabra diferente, MIRA las cosas de otro punto de vista diferente… (Aplausos).

Y por eso es que la familia a veces ciertos familiares están muy lejos de usted porque es que no están en línea con este pacto y tarde o temprano empieza la… (Aplausos).

Entonces, el VIRUS de la RELIGIÓN es el enemigo de todo esto que estamos hablando; la RELIGIÓN “idiotiza”, “hipnotiza”, no deja pensar a la persona, y esa gente son los que están en contra nuestra. Nosotros hemos encontrado algo que ellos NO tienen. Ellos saben que nosotros tenemos algo diferente, lo saben…

Mira la Carmen Jovet ella sabe que aquí hay algo diferente. Ella vino media alumbrada y ella nos miraba y hablaba decía: -¿Por qué la gente los mal entiende a ustedes, si ustedes es lo que hacen es que hacen pensar a las personas?
Le decía: -Bueno, ahí es que está el detalle…Y se sintió entre familia vio que somos gente normal. (Decía): -¿Por qué lo comparan con Jim Jones?
(Jesucristo hombre respondió): -Ahí está, ahí está la respuesta…

Nosotros tenemos pensado a las NACIONES, y yo tengo pensando a las naciones. Y viene una ETAPA de mí que no van a SOPORTAR porque la misma cobertura en mí me sigue empujando. Viene una etapa de mí que ellos no van a poder soportar porque es la manifestación del Hijo del Hombre, ¿quién se podrá sostener delante de su…COBERTURA? (Aplausos).

Yo le dije a Sánchez a ¿cómo se llama…? A Rubén Sánchez es el de Puerto Rico…el de “A Calzón Quitao, le dije: -Mira, Rubén, yo puedo ser el mentiroso más grande y este programa lo puedes guardar para que cuando suceda esa mentira, pues mira, tienes, es tuyo el programa. Lo puedes vender, puedes hacer…pero también puede ser que sea la verdad que jamás tú has escuchado en tu vida.

Y no pare más, estamos delante del EVENTO MÁS GRANDE EN LA HISTORIA DE LA HUMANIDAD… en la historia… (Aplausos).

Yo mismo me levanto y tengo que estar mirando (y decir): -Lo creo, lo creo, lo creo…

Entonces, los ÁNGELES son tus mejores amigos, son los que ejecutan tu salvación, son los que te dan esos deseos de tu corazón que tú quieres. Ellos te lo traen. Piensa en una necesidad que tú tengas, una sola. Piensa en una. Allí están ellos, allí están ellos, diciendo: -Lo que es imposible para ti para nosotros nos es posible.

como fuimos conocidos

tema de hoy es: “CONOCIENDO COMO FUIMOS CONOCIDOS”

Conociendo como fuimos conocidos ¿desde cuándo? -(Desde antes de la fundación del mundo). El domingo estuvimos hablando aquí de la disciplina de Dios que es conociendo nuestro pasado en el espíritu.

Pero vamos a ver, vamos a comenzar con segunda carta a los Corintios capítulo 5, verso 17 y 18.

“De modo que si alguno está en Cristo nueva criatura es;…”

O sea, si a alguno se le revela Cristo, él es una nueva creación. Él ya no es lo que él es en carne.

(Dice): “…las cosas viejas pasaron;…”

Y, ¿qué son las cosas viejas? La maldición, el miedo al diablo, todo lo que tú tenías en la cabeza, hasta tu país es viejo, hasta tu cultura pasó.

(Dice): “…he aquí todas son hechas nuevas”.

Quiere decir que la religión nos traicionó no revelando que cuando Cristo murió y resucitó todo el que tiene esa experiencia con él no está supuesto a conocerse según la carne. Él es una nueva creación, pero eso no se dijo. Pedro no dijo eso. Y Pedro lo sabía, porque tú sabes que Pedro vivía como gentil y en los 15 días que pasó con Pablo, parece que Pablo le dijo: -Mira Pedro, después de la cruz esto cambió. Tú no puedes seguir tratando a los demás como tú los tratabas antes, ellos son una nueva creación. Pero Pedro le dijo: -¡Uuum!, no puedo decir eso.

Ah, y comenzó con las misas, comenzó toda esa mentira que comenzó en el Vaticano, en Roma. De allí comenzó y no le dijeron a nadie que eran una nueva creación.

Es más, aún los evangélicos de hoy NO SABEN LO QUE ES UNA NUEVA CEACIÓN. Ellos piensan que: -Tú eres una nueva creación, ahora no puedes beber, no puedes fumar, no puedes bailar, no puedes…, Para ellos eso es una nueva creación. Entonces las viejas cosas pasaron, ya tú no fumas, ya tú no dices malas palabras, ya no… O sea, ellos lo miran en un contexto de tu experiencia aquí.

Y ellos no saben que cuando Cristo murió y resucitó hizo todas las cosas nuevas. Tú eres ‘relativamente’ una persona sobrenatural, pero no se dijo.

Bueno, por eso fue que Pablo dijo: -Habiendo peleas y divisiones entre vosotros, ¿no sois carnales y andáis como hombres? Y parece que le dijeron: -Bueno ¿y qué somos nosotros, marcianos?
(Pablo respondió): -No, ustedes tienen que andar como dioses, no como hombres.

Ahora, mira como dice el 16:

“De manera que nosotros de aquí en adelante a nadie conocemos según…” ¿Qué? (Dice: Según la carne).

(Dice): “…y aún si a Cristo conocimos según la carne,…” ¿Qué dice? (Dice: Ya no lo conocemos así).

(Dice): “De modo que si alguno está en Cristo…” ¿Qué es? (Dice: Nueva creación es).

Y si tú eres una nueva creación. ¿Cristo es el carpintero judío? Tampoco, él dejó de ser eso. ¿Y cómo lo conoce la religión hoy, el cristianismo de ellos, qué involucra? -Jesús de Nazaret. Ellos están todavía en dos mil años de atraso. Ellos no revelaron la verdad, al matar a Pablo en Roma. Pues Pedro se encargó de sólo presentar una religión de comportamiento, de arrepentimiento, de pórtate bien, no hagas esto, no hagas lo malo; y entonces empezaron con las cositas esas, todas las que nos enseñó la Iglesia Católica. Oye y por dos mil años lograron hacer esto; si yo no aparezco se queda así. Se quedaba así, porque es que nadie había explicado eso.

Mira el verso 18: “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación;…”

Y ¿con quién tú te reconcilias? Con quien ya tú has estado. Entonces, al no presentar esto ¿presentaron qué? ARREPENTIMIENTO. (Dijeron): -Tú estás en pecado, pasa al frente o ve al confesionario.

Pero entonces, RECONCILIACIÓN significa que tú fuiste conocido desde antes, te reconciliaste con alguien que ya tú conocías.

Entonces, el misterio de la reconciliación implica que tú eres totalmente una nueva creación; conocerte a ti en el nivel tuyo humano es bien pobre. Por eso en este ministerio es tan conflictivo porque nosotros seguimos, mira ahorita, Álvaro estaba diciendo, diga: SOY RICO.

El que oye eso, que no entiende lo que él está diciendo, porque él lo dice en el contexto de que él es una nueva creación. En el contexto de que hablamos lo que no vemos; llamamos las cosas que no son como si fuesen, en el contexto de la nueva creación, tú estás sano, tú estás próspero, tú estás rico.

Ahora en el contexto de tu humanidad: -Me estoy ‘chupando un cable’ -como decimos aquí en Miami- está esto prendido, está esto malo… Porque así hablan ¿quiénes? Los que andan como hombres. Pero, los que andan como dioses ¿cómo hablamos? Así tiene que ser… (Aplausos).

La gente se cree que es jactancia, que nosotros decimos: -LO POSEO TODO, SOY RICO.
Ellos dicen: -¡Esa gente son unos mentirosos! Porque yo vi a los demás diciendo lo mismo y yo conozco aquel mira, aquel no tiene para pagar la renta este mes; aquel no pagó el carro; y este no… y él está diciendo que es rico y que lo posee (todo).

Pues es que EL QUE ESTÁ EN CARNE, VE HIPOCRESÍA EN MEDIO NUESTRO PORQUE NO TIENE REVELACIÓN. ANDA EN LA VIEJA CREACIÓN, NO EN LA NUEVA. (Aplausos).

Por eso es que nosotros somos un pueblo diferente, porque hablamos diferentes. No porque nos dé la gana, o por jactancia. Por eso la prensa dice: -Se respira un ambiente de prepotencia. Cuando vienen aquí, ellos empiezan a mirar y a mirar y como ellos a lo que van es a misa imagínate, una misa… una misa un grupo de aburridos allí: -Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros y… Imagínate y eso es pobrecito y llorando y recordando al que se murió así, imagínate. Y el pedófilo allá limpiando el vaso; sí porque ya no es ni sacerdotes, esos son pedófilos. Yo veo un cura y veo a un pedófilo, yo no puedo ver otra cosa.

Aunque decidí no hablar más de la Iglesia Católica. No, no, me han criticado mucho ahora voy hablar de LA GRAN RAMERA.

Ahora voy a decir que LA GRAN RAMERA CAIGA, pero no voy a decir catolicismo, yo voy a decir LA GRAN RAMERA.
¿Y quién es LA GRAN RAMERA?
Ah pues, el que está en pecado, ja, ja… Es lo mismo. La idea es no mencionar nombres, me dijeron a mí no mencione nombres. Está bien voy y sigo en contra de LA GRAN RAMERA porque LA GRAN… Ah pero usted se siente aludido,
(Alguien dirá): -Sí usted está hablando de nosotros.
(Jesucristo hombre dirá): -O sea que usted acepta, que usted es LA GRAN RAMERA se sienten aludidos. Como quiera que lo tire, ja, ja, ja…

Primera a los Corintios capítulo 13, (verso 9 al 12).

“Porque en parte conocemos, y en parte profetizamos; más cuando venga lo perfecto,…”

Que es lo que estamos haciendo nosotros ahora, porque lo perfecto no estaba. Aún Pablo hablando con ellos no podía hablar de lo perfecto, porque no lo entendían.

Dice: “…cuando venga lo perfecto, entonces lo que es en parte se acabará. Cuando yo era niño, hablaba, lenguas, digo hablaba, como niño, pensaba como niño, juzgaba como niño;…”

Fíjate decía: -No, estoy mal, me siento mal. Juzgabas todo mal.

(Dice el verso 11): “…más cuando yo fui hombre, dejé lo que era de niño. Ahora vemos por espejo, oscuramente;…”

Ese ahora era allá. Ya yo no veo (oscuramente); ya tú no ves oscuramente.

(Dice): “…más entonces veremos cara a cara”. Eso se habló, eso se escribió para ahora.

(Dice): “Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui…” ¿qué? (Dice: Conocido). Ese es el tema de esta noche.

Tú has sido, tú te has conocido como fuiste conocido. Por eso es que tú dices: YO SOY UN ÁNGEL PERFECTO, porque ya tú conoces como Dios te conoció antes de tener carne, cuando eras espíritu. Eso es grande. Eso da paz, da tranquilidad y seguridad.

Mira Efesios capítulo 1, verso 3 y 4.

(Dice): “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo,…”

(Verso 4): “…según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él,…”

¿Cómo estás tú? (Dice): “…santo y sin mancha…” ¿Delante de quién? (Dice: Delante de ÉL, de Jesucristo hombre).

Delante de mí, TÚ ESTÁS PERFECTO. Ja, ja… (Aplausos).

Pero delante de los viejos tuyos, de tus padres, ummm, delante del jefe tuyo, delante del religioso que va a la iglesia, que dice: -¿Perfecto éste?

Sin embargo, tú fuiste predestinado y conocido para ser santo y sin mancha y así es que estás tú. Digo: La nueva creación es sin arruga, sin mancha. Tú no estás tratando de llegar a una posición, tú ya llegaste, tú la tienes, TÚ ERES. Lo que tú haces es creciendo en gracia para representarla bien.

Pero ese es el crimen de la religión, la religión nunca dijo esto…

Si tú conoces una iglesia que te dijeron esto, entonces yo estoy calcando aquella iglesia o es que me están escuchando a mí. Ja, ja, ja.

Hebreos 12: 22, 23, podemos leer de nuevo éste. Lo leímos el domingo, pero está en línea con el pensamiento de esta noche.

(Dice): “…sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén, ¿la que está en Asia?…” (Dice: Jerusalén la celestial).

Mira, Jerusalén allí es donde están yendo. Hacen gira los pastores, dicen: -Mira por 1,200 dólares van conmigo.
Dicen: -Voy, voy con el pastor.
(Dice el pastor): -Necesitamos 300 que vengan.
(Jesucristo hombre dice): -300 mil dólares…
(Dice el pastor): -Y tenemos hotel y todo.

Y cuando llegan a un hotel de esos que no hay ni papel de inodoro, tiene que llevar papel de inodoro, tiene que llevar jabón, tiene que llevar toalla…,
(El pastor dice): -Y vas a caminar por donde caminó Jesús de Nazaret.
Mira qué bendición…cuando por allá ha caminado medio mundo ya.

(El Pastor dice): -Mira, por allí caminó Jesús de Nazaret
¿Y qué? ¿Y cuántos más no han caminado por allí encima? Ya eso lo taparon. ESA NO ES LA JERUSALÉN. O sea hay gente que me han dicho: ¿Usted ha ido a Jerusalén?
(Jesucristo hombre responde): No, ni me interesa.
(Dicen): -Y tanto que usted habla de evangelio y…
(Jesucristo hombre dice): -Del evangelio sí. Yo he ido a la Jerusalén, bueno de allá vengo de la celestial. Pero aquella a mí no me interesa, allí está el balazo lo que puedo es recibir un tiro allí. Ah, y los ángeles no te van a proteger porque los ángeles dicen: -¿Qué hace este aquí? (Aplausos).

Gálatas dice que la Jerusalén actual está bajo maldición y en esclavitud. Así que, mira a mí no me interesa ir para allá, para nada. Yo no tengo viajes para allá.

Y pensar que hay miles de cristianos que…‘cristinos’ que se han mudado para allá porque ellos piensan que Cristo va a venir por allá. Cambió de ruta, ja, ja, ja. Cambió, ¿verdad? Si es regidor de los gentiles qué tiene que estar por allá, tiene que estar por donde están los gentiles. CADA VEZ MÁS CLARO EL ASUNTO.

Oye, hay alguito más allí en ese 12: 22 de Hebreos.

“…la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de…” ¿Qué? (Dice: De ángeles). Eso me huele a mí a la cobertura de ángeles.

Tú sabes que yo -como yo estoy recibiendo correos ahora- pues yo a veces recibo correos de gente que son maltratados en el ministerio, sí. No uno, bastantes me dan quejas de los Obispos, me dan quejas de Pastores, me dan quejas de un hermano que lo invitó y que lo invitó, ahora lo está maltratando cuando él fue quien lo trajo al ministerio. Y entonces a veces, a veces yo me pregunto: Bueno, si es nuevo entiendo, pero si ya lleva un tiempito en el ministerio tú no estás para estar quejándote. Que si el Obispo no te entiende, que si no te reconoce, que si el Pastor aquel no te reconoció.

Pues mira, para eso tú tienes ángeles. Yo no te puedo defender en eso, pero tú puedes decir: -Ángeles, ustedes saben mi conducta. -Yo reclamo su asistencia en mi vida y no me voy a defender. Ustedes van a sacar a la luz lo que yo estoy haciendo, voy a poner en práctica lo que yo creo… Porque sino te vas a desquitar y vas a comenzar a hablar. Entonces, estás haciendo lo mismo, estás pagando con la misma moneda. Y Romanos dice: MÍA ES LA VENGANZA, YO PAGARÉ DICE EL SEÑOR, DEJAD JUICIO EN MIS MANOS. (Aplausos).

Sí, yo a algunos he tenido que escribirles y decirles: -Mira bendecido o bendecida, me da pena que estés pasando por una situación así en el ministerio, pero no todo lo que brilla es oro y al ministerio tú sabes que el pescador salió a pescar y cogió un montón de peces y hay unos peces bonitos, pero que cuando tú los coges así ¡muchacho!, son eléctricos ¡oooh!, son anguilas, ja, ja. Y, entonces pues, uno se sienta a la orilla (y dice): -Oye, ese pez se ve bien, ¡chico!

Pero, entonces a veces hay personas que te ponen en prueba a ti en el ministerio. Tú no tienes que juzgar el ministerio porque fulano o mengano, pero es que esos son gente que no tienen medidas, las medidas están fatales. Y se quejan por cualquier cosa y se creen de que el mundo tiene una deuda con ellos o que yo, como yo lo alumbré, (dicen): -Pues usted está endeudado, usted es mi Padre. ¡Ayúdame!

Me salvé yo ahora. ¡Espérate! Ahora, yo soy el culpable que lo alumbré y ahora me echa la culpa a mí. O sea, que tenía la habitación sucia, yo cogí el ‘flash light’ -la linterna- la alumbro y descubro que está todo eso allí, todo sucio y me dice: -Usted tiene allí la culpa. NO, eso estaba allí. Yo lo que hice fue que alumbré.

No, en el ministerio hay gentes que son tremendas y usted tiene que estar preparado, porque esas son gentes que le sacan medida a usted. Pero no es que te sacan medida, te sacan confesión si la tienes. Eso es para…porque yo te voy a decir una cosa: Yo he visto gente sufrir en este ministerio pero se mantienen. (Dicen): -No, espérate allí...pase lo que pase, la palabra dice que yo sé quien yo soy, yo sé que yo estaba llamado, a mí nada me va a mover de aquí…

Te pueden decir lo que te digan. Usted está firme, porque usted ¿en quién usted ha creído? Eso depende de lo que tú tengas aquí (en tu mente, en tu corazón). Porque si te vas a quejar y vas a tirar pá delante: -No, que aquel dijo; pues yo voy a decir…mírame aquel… y empiezas y estás en la misma de lo que tú dices que te están haciendo, estás haciendo tú lo mismo. LLEVA CAUTIVO. Trata con tu ángel. -Ángel hazme justicia. Hazme justicia. Yo sé que lo que yo estoy haciendo está bien. Voy a seguir haciéndolo y voy a probar mi punto. Voy a probar que yo estoy en esta palabra y ustedes me tienen que respaldar. (Aplausos).

Mira, José Luis no te puede ayudar a ti, ahora lo que sale de la boca de José Luis, sí. De hecho, yo lo que puedo hacerte es estorbarte bastante. Por eso yo mira, es que la gente se acerca a mí -con la posición que yo tengo, tú vas a esperar demasiado de mí, obligatoriamente tú vas a esperar que yo sea un fenómeno y esta carne no es ningún fenómeno. Y entonces, eventualmente tú dirás: -¿Pero él no es Jesucristo hombre? Mira se sopló la nariz, algo me vas a ver, un mal aliento. Mira, yo trato tú sabes, yo siempre ando con mi… (pastillita) ¿Ah? Oye yo siempre ando con mi pastillita, tú sabes. Deja ver si se me queda una… mejor no te me acerques porque, mira tengo una; sí porque imagínate hay gente que yo le causo tropiezos porque ponen la vista en José Luis. Yo no puedo ayudar mucho. Yo sé quién yo soy y lo que sale de mi boca, ese contenido allí si tú puedes poner (tu corazón). (Dirás): -No, pero…

Mira en Cuba a mí no me conoce nadie, es más tú sabes lo que dijo el Obispo de allá: -Si me va a causar tropiezo prefiero no conocerlo, prefiero no conocerlo si me va a causar tropiezo.
¡Oye ese Tomás Flores es tremendo! Y tiene toda la razón. Que se venga a vivir un mes conmigo para veas tú que es capaz de decir: -No.

O que se vaya a vivir contigo…para que vea que… que te vea de verdad. Porque tú andas escondidito en tu casa. Aquí tú llegas: -Bendecido, ¿cómo estás? Pero, que te conozcan bien, oye que te conozcan como tú eres conocido, ja, ja, ja. (Aplausos).

Digo, y yo soy medio buena gente, tú sabes, yo soy medio buena gente. Bastante, trato ves, un poquito allí tú sabes, pero que no es fácil, o sea la cosa no es fácil y tú no eres fácil tampoco. Aquí nadie es fácil. Si estás vestido de carne, no eres fácil.

Entonces, la idea es conocernos como fuimos conocidos. Lo que sucedió antes de tú tener carne eso es lo más importante de ti. Es como canta Iván: Cuando Jesús se ve como inalcanzable, mírate por dentro, conócete en tu interior que allí hay un reino inconmovible. Porque nosotros podemos decepcionar grandemente.

Entonces, la religión ocultó Hebreos 10: 19 y 20, que lo leímos también el domingo, pero que es un repaso, no.

(Dice): “Así que, hermanos, teniendo libertad para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de Jesucristo, por el camino nuevo…” Ese es el que Pedro no dejó entrar, el camino nuevo lo escondieron, siguieron en el camino viejo.

Dice “…el camino nuevo y vivo que él nos abrió a través de su carne…”

O sea, que él murió, sufrió, para abrirte un camino nuevo y Pedro y los apóstoles lo ocultaron y te mantuvieron con su carne. No te pasaron al nuevo camino, no, te mantuvieron en la senda antigua. Bueno, cuando yo estaba en el sistema yo oía a las hermanas que llevaban años y los que hablaban en el púlpito, los pastores (decían): -Hermanos, hay que volver a la senda antigua.
Y yo de bobo allá (decía): -¡Amén! Yo no sabía de lo que estaba hablando.

¿Por qué tú dices es así, Tatiana? ¿Qué es así? Tú también hacías eso, ¿tú exhortabas a los demás a caminar en la senda antigua? No y entonces a las mujeres se dejaban el pelo y mucho arreglo (les decían): -Hay que volver al moño a recogerse el pelo y no lucir muy elegante. ¡Descuídense! como quien dice… Es que eso es un camino viejo. Se ponen a leer que así vestían aquellas ‘grandes mujeres’ y se ponen a poner ejemplos, imagínate de 2, 3 mil, 4 mil años atrás. ¿Cómo tú vas a vestir como esas mujeres? ¡Muchacho! Mas bien pueden pensar que viene una bruja y te pueden hasta matar.

Bueno, el colmo fue en una iglesia de Puerto Rico que fue a Orlando, Carlos (González) y entonces le dijeron al pastor: -Pastor, ¿podemos bañarnos en la piscina? Dice: -Bueno, pantalones y faldas por encima. Se pueden meter a la piscina con pantalones y faldas.

Es cómo Lisbeth… ah no dañaban las telas, las botaban porque imagínate todas esas telas allí botando colores; parecía un Laundry Mat (lavandería), lavando ropa allí. Y si se tiraban así se suben (las faldas)… parecían, ja, ja, ja. Qué ridículo, ¿verdad que sí? Ja, ja, ja.

Hebreos 10: 29. Este es el crimen de la religión:

“¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?”

Eso es lo que ha hecho la religión. Mira tuvieron por inmunda la sangre del pacto y no le dijeron al pueblo que ellos eran una nueva creación, que tenían que seguir conociéndose en carne. Entonces, le hicieron afrenta al Espíritu de gracia poniéndole mandamientos de hombre y poniéndoles legalismo y ley.

O sea, tuvieron en poco la sangre de Jesús y el pacto de la gracia lo violaron y le presentaron al mundo una religión.

O sea, estamos hablando aquí no sólo del romanismo católico, estamos hablando de los evangélicos y todos los grupos, presentando pecado. Bueno, imagínate si te presentaron un pecador, quiere decir que no te presentaron NUEVA CREACIÓN. Si dijeron que tú estabas en pecado, que te podías perder, tú no eres ninguna nueva creación, tú lo que eres es una creación remendada, llena de agujeros y de parchos. Porque si en verdad tú eres una nueva creación y todas las cosas fueron echas nuevas ¿cómo te puedes perder? ¿Cómo pueden los demonios jugar contigo?

TE MINTIERON. Y entonces, eso es lo que pesa sobre la religión, le hicieron afrenta al Espíritu de gracia y la sangre de Jesucristo la pisotearon. Aquí no ha pasado nada.

Esto fue un show lo que hizo Jesús de Nazaret en la cruz y él aquí sigue todo igual. Vamos tráete a Moisés para acá que seguimos con nuestro rey: Moisés.

Ahora alguien tiene que llevar la sentencia vamos a ver a Gálatas 5: 10, cuando Pablo dice sobre la gran sentencia que hay sobre Pedro, Juan y Santiago:

“Yo confío respecto de vosotros en el Señor, que no pensaréis de otro modo;…”

¡Hello! ¿Que no qué? (Dice: No pensaréis de otro modo). ¿Por qué habla de la mente, de pensar? Porque allí es donde está el fenómeno, en la mente. Con eso es que tú le sirves a Dios, con la mente.

Y Pablo dice: “Yo confío respecto de vosotros en el Señor, que no pensaréis de otro modo; más el que os perturbe… Allí está el problema. Llevará la sentencia, quienquiera que sea.”

Y el contexto son los apóstoles. Pablo dice: -Va a llevar una sentencia.

Mira hay 3 fenómenos, los 3 grandes que llevarán esa sentencia: Pedro el usurpador, Juan el pedófilo y Santiago el apóstata.

Usurpador, pedófilo… tú sabes que Juan siempre estaba recostadito allí. Pedro usurpador, Juan el pedófilo que representa a todos los sacerdotes abusadores de niños; y Santiago el apóstata.

¿Tú sabes por qué Santiago es apostata? Porque él dice: -Hermanos, miren no es sólo por la fe, aunque Pablo dice: -Concluimos que todo es por la fe… Pero entonces, y es verdad porque si…o sea, hay cierta verdad en que si tú vives por fe oye, llévalo a cabo ¿verdad? Debes llevarlo a cabo. ¿Por qué? Porque mi pueblo perece por falta de ¿qué? Por falta conocimiento. Si tú tienes conocimiento no debes perecer debes vivir, debes defenderte. Pero entonces, Santiago dijo: -Bueno, pues, entonces esto no es por fe nada más.

Te recuerdas que Santiago dice: -No seáis oidores olvidadizos, sino sed hacedores de la palabra. Pero en medio de hacedor le metía legalismo y violaba el término de fe cometiendo apostasía, apartando a la gente de la fe.

Así que el crimen de la religión es: NO HABERLE DADO LA DISCIPLINA QUE DIOS TENÍA PARA SUS HIJOS QUE ERA DECIRLES, QUE ELLOS FUERON CONOCIDOS DESDE ANTES DE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO, Y QUE DIOS VOLVIÓ A RECONCILIAR TODAS LAS COSAS CONSIGO. DIOS VOLVIÓ A CONOCER A SU PUEBLO COMO LO CONOCIÓ ANTES DE TENER CARNE. La carne la quitaron del medio. Dios te ve a ti como la congregación de los espíritus justos hechos perfectos.

El pastor o congregación que viole estos principios está pisoteando la sangre de Cristo y está teniendo por inmunda la sangre del pacto, y está haciéndole afrenta al Espíritu de gracia. No quiere gracia en la congregación. Te habla de gracia un poquito, pero le pone balance (dice): -No, hay que tener un balance, hay que también tener un poquito de ley…hay que…ten cuidado que si le dices la verdad se desbocan. Hay que decir la verdad para que se desboquen, para sacar medida.

Entonces la idea correcta es llevar a cabo lo que Dios nos ha dado y confesarlo. Confesarlo y que se manifieste en nuestras vidas. Amén.

Entonces, decimos que la RELIGIÓN fracasó, nos mintieron. El Ministerio Creciendo en Gracia ahí no ha violado un principio, ha dicho la verdad: Nos conocemos como fuimos conocidos.

Abba Padre… (Aplausos).